Su último disco, el onceavo de su carrera como líder, lleva por título “Yo soy la tradición”. Su contenido: 8 piezas para sa – xofón y cuarteto de cuerdas, todas originales. En él, Zenón recurre a la tradición, viaja a los orígenes -Bartók, Janá ek, Shostakovich..para modelar un lenguaje específico en el que el jazz y la música de concierto se entremezclan con los ritmos boricuas con total naturalidad. El resultado es una música sin etiquetas ni fisuras que atrapa al oyente sin poder remediarlo. Junto al saxofonista, el inquieto e inquietante Spektral Quartet, de Chicago. El disco, se nos dice, ha sido comisionado por el David and Reva Logan Cen – ter for the Arts y el Hyde Park Jazz Festival chicagüense. El dato es importante. La cosa, que la música de Zenón acerca los extremos, tiende puentes ente los distintos, los aromas de su tierra natal y el lenguaje de los clásicos, la (pos)modernidad europeizante y la improvisa – ción del jazz… bien es cierto que la carrera discográfica del saxofonista y sus actua – ciones regulares en los clubes y festivales de jazz parecen obedecer a criterios distintos, y aún divergentes, lo que, por otra parte, resulta perfecta – mente coherente. Sobre el escenario, el improvisador a quien Charlie Parker le robó un día el corazón; en el estudio de grabación, el compositor de altas miras viajando de una galaxia sonora a la siguiente. Y, entre una cosa y otra, su cuarteto, con el que nos visita este año. Sin olvidarse de su intensa actividad como solista junto a SFJAZZ Collective, Charlie Haden, David Sánchez, Danilo Pérez, Fred Hersch y el recientemente fallecido genio del jazz y la música latina Jerry González, a quién unía una relación de amistad y mutua admiración.

Síguenos en Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter