Avishai Cohen en concierto

Fotografías: Jaime MasieuTexto: Luis Miguel Flores.

Avishai Cohen cierra gira en Madrid, en un Teatro Lara abarrotado. Salta al ruedo, recibe la ovación del respetable… y se la gana (y nos gana) con los dos primeros temas: breves, contundentes e intensos. Asoma el aroma andalusí en algo que no reconocemos. Desde el principio jugando al matiz. Y a la sorpresa…

Enseguida coge el micrófono para recordar «cuando estuve en el Café Central en 1993 con Mehldau y Rossy«. Ojito a ese trío. Y ojito a este, completado por Nitai Hershkovits al piano y Daniel Dor a la batería. Con ellos grabará, en un mes, las canciones (lujazo) que están presentando en este concierto. Y es que después de ese cruce con música de cámara de «Almah«, Avishai vuelve «a grabar en trío». Y añade, esto en perfecto castellano: «de puta madre».

Pues eso mismo. Más temazos nuevos. Recibidos con el mismo entusiasmo que los antiguos. Avishai ejecuta sus solos cargado de melodía o de ritmo. El israelí es lo contrario a un virtuoso, aunque lo sea. Es sabio: se agacha sobre su contrabajo, lo escucha, dialoga con él. Acaricia o percute, pero siempre con cariño. Hershkovits prefiere ponerse de puntillas, elevarse sobre el piano, levantar el culo del asiento para transmitirse a través de los dedos. Predominan los tiempos lentos o medios, pero el caso es que cuando se arrancan hay poca tregua: Dors no lo duda y cambia el arrastre de su escobilla por golpes secos. Certeros.

A mitad del concierto, el piano se arranca con un tumbao que nos levanta el alma (y hasta las palmas) para luego cambiar de camino. Cohen se une a la fiesta desde la melancolía, sacando el arco y guardándolo para hacer otro solo de maestro melódico, jugueteando con los agudos. Hacia el final del set, recupera «Seven Seas» y jalea a gritos a su batería. Dors -¡Prodigio!- se crece hasta el paroxismo. El trío intenta irse. Revolución.

Tienen que volver. Cohen agradece: «Es el final de una gira de 3 semanas. El último concierto suele ser el mejor. Y lo está siendo. Muchas gracias a toda esta increíble gente». Y se arranca a cantar en hebreo. Con el único acompañamiento del piano de Hershkovits. «Una canción antigua sobre alguien que sueña con Israel sin conocerlo: To the Bird. El Hatzipor«. De su «Aurora«. Emoción que crece con la dedicatoria: «se la quiero dedicar a Paco de Lucía. Era mi héroe, a la altura de Mozart. Tuve la suerte de conocerlo». Y para redondear la memoria, su contrabajo suena como una guitarra española en el siguiente tema. Escalofriante. Olé.

Síguenos en Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter